La importancia del mantenimiento

La compra de una moto siempre nos supone un esfuerzo económico, mayor o menor eso dependerá del tipo de moto que compremos, pero pagaremos unos buenos euros que nuestro esfuerzo nos costado reunir. Tanto da que nos hayamos comprado un scooter económico o una moto de alta gama, luego hay que mantenerlo si no queremos que se deteriore de forma rápida y en consecuencia pierda su utilidad y valor. Siempre digo que tanto da quien realice el mantenimiento lo importante es que este se realice y se haga de la forma adecuada.

Por mantenimiento entiendo desde algo tan básico como la limpieza, hasta operaciones complejas como son los reglajes de válvulas o ajustes de inyección.

El mantenimiento lo podemos dividir en dos partes, el mantenimiento de usuario y el de taller. No son divisiones estrictas, pues hay usuarios con mayor experiencia, habilidad, medios o ganas y otros con menos, pero tradicionalmente se considera mantenimiento de usuario los siguientes puntos:

– Limpieza

Recordemos que una moto está compuesta principalmente de metal, y el metal es propenso a oxidar. Si no eliminamos la suciedad esta actúa reteniendo la humedad y ayudando al oxido a progresar. No es que la moto se vaya a partir en dos por culpa del óxido, pero sí que va a deteriorar la imagen de nuestro vehículo y provocar que parte de la tornillería se bloquee.

– Neumáticos

A lo largo de mi dilatada carrera si algo he podido observar que una parte muy importante de los vehículos que he reparado a consecuencia de accidentes presentaban deficiencias en un elemento tan importante como son los neumáticos, no digo que los neumáticos sean la causa directa de los accidentes, pero sí que en muchos casos con neumáticos en buen estado y presiones adecuadas el incidente no habría pasado de un simple susto. Aunque más adelante tengo prevista una entrada específica sobre los neumáticos  y su conservación, valga como anticipo que una presión adecuada y un dibujo con profundidad son cosas que no nos lleva más de cinco minutos verificar y que hacerlo una vez al mes es incrementar nuestra seguridad

– Aceite

El aceite es la sabia que mueve nuestra moto, sin él el motor no aguanta ni dos minutos funcionado y los costes de re-acondicionar un motor son muy importantes. Cambiar el aceite no es una operación ni complicada ni laboriosa ni que requiera herramientas específicas. El problema es que estamos ante un residuo altamente toxico para el medio ambiente, un litro de aceite es capaz de contaminar 100 litros de agua, por lo tanto se debe de retirar de forma controlada y legal, pero una revisión del nivel no nos implica ni complicaciones ni tiempo en la mayoría de los casos. La gran mayoría de las motos incorporan un pequeño “ojo de buey” para controlar el nivel de aceite, eso significa que no perderemos ni un minuto en una verificación del nivel, luego el cambio se lo podemos encargar a nuestro mecánico de confianza.

– Alumbrado

Es un apartado vital para la seguridad y tampoco nos implica nada de tiempo su verificación. El alumbrado sirve tanto para ver como para ser visto. Si nos movemos por ciudad apenas necesitaremos del alumbrado de la moto para ver, en muchos casos aun de noche no sabemos si llevamos las luces encendidas o no, pero es vital para que nos vean. De noche nos guiamos por las luces, identificamos a los vehículos por su alumbrado, por lo tanto una moto sin alumbrado no es identificada. Luego están las luces posteriores, sobre todo la de frenado. Es muy importante que el vehículo que llevemos detrás se den cuenta de nuestra frenada  tan pronto se inicia y no cuando la perdida de velocidad ya es evidente, esos metros pueden ser la diferencia entre que se produzca un alcance o no.

– Cadena

Cuando hablamos de motos y no de scooters la cadena de transmisión es un elemento que hay que limpiar y engrasar con periodicidad. Un conjunto de transmisión y su montaje no es una reparación barata y la vida del conjunto depende principalmente de su mantenimiento, yo en un mismo tipo de moto he llegado a cambiar conjuntos de transmisión que no habían llegado a los 10.000km o con más de 30.000km, no existe una vida útil determinada el factor determinante es siempre el mantenimiento. Un bote de grasa en spray en cambio cuesta unos pocos euros y aprovechar que estamos lavando la moto para limpiar la cadena apenas unos minutos, por lo tanto no hay excusa para mantener una cadena descuidada.

A partir de estos cinco puntos básicos del mantenimiento que están al alcance de cualquiera, entramos en puntos que ya requieren mayores conocimientos y medios, pero no por ello menos importantes, frenos, filtro de aire, bujía, sistemas de variador o rodillos en scooters, etc.

Un apartado importante del mantenimiento es entender que su función es la de prever las averías, se trata de sustituir las piezas antes de que lleguen a su límite de desgastes y puedan romperse dañando otros componentes. Esto no solo nos aporta la tranquilidad de saber que el vehículo está en buenas condiciones, si no nos evita trastornos inoportunos (quedarnos colgados en el momento menos adecuado) y otro tema importante es que nos permite planificar nuestro gasto de taller, anticipando o retrasando a nuestra conveniencia y no dependiendo de cuando se rompa.

Mi consejo, habla con tu mecánico de confianza y planifica el mantenimiento de acuerdo a tus necesidades, ajustando el programa de revisiones al kilometraje y uso que le das a tu moto.